El 31 de agosto de 1955, una inmensa multitud se reúne frente a Casa Rosada para que Juan Domingo Perón retire su renuncia presentada un día antes por medio de un comunicado.

Perón responde: “Hemos ofrecido la paz y no la han querido. Ahora hemos de ofrecerle la lucha. Este es el último llamado y la última advertencia que hacemos a los enemigos del pueblo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *