El 3 de julio de 1947 y acompañada por funcionarios italianos y referentes de la embajada argentina, Evita recorre la ciudad de Roma.

Allí es recibida solemnemente por el primer ministro, Alcides Gasperi, y logra captar la atención de vecinos de toda la ciudad, quienes la reconocen y saludan fervorosamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.