Mientras el Estado empezaba a organizar la ayuda, sacar los escombros y decidía quemar los cuerpos de los muertos, otro motivo por el cual no hay cifras adecuadas, se lanzó una gran campaña de ayuda. El día después del terremoto Perón, flamante secretario de Trabajo, en cadena nacional anunció una gran colecta para ayudar a las víctimas. Esos fondos, dijo, serán “índice de nuestra solidaridad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.