La historia se repitió la siguiente década, cuando triunfó en las elecciones de 1973 y nuevamente vio trunco su mandato por otro golpe de Estado: el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional de 1976.

Las elecciones del 11 de marzo de 1973 fueron llevadas a cabo durante la intervención de Roberto Oscar Mazza], pero esta vez el justicialismo no se hallaba proscripto y la fórmula Bittel – Alberto Torresagasti triunfó con el 56,1% de los votos; en segundo lugar quedó la Unión Cívica Radical con el 27,3% de los votos.

El 25 de mayo siguiente asumió Bittel su segunda gobernación, en el que intentó llevar a cabo un Plan Trienal aprobado al año siguiente que pretendía reordenar la alicaída economía con un plan de obras públicas y de desarrollo regional. Entre sus ministros también se encontró un futuro gobernador de la Provincia, Florencio Tenev.​ Durante sus gestiones se produjo una crisis de precios del algodón, cultivo que había marcado el desarrollo productivo de la provincia. El tanino y demás industrias de la provincia tampoco pudieron escapar al proceso de desindustrialización nacional que pegó con fuerte crudeza en la provincia.​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.