El 19 de febrero de 1947 Evita vuelve a hablar, desde la residencia de Olivos y a través de la Red de Radiodifusión, sobre el voto femenino: “La misión sagrada que tiene la mujer no sólo consiste en dar hijos a la Patria, sino hombres a la humanidad. Hombres en el sentido cabal y caballeresco de la hombría, que es cuna del sacrificio cotidiano para soportar las contrariedades de la ida y base del valor que inspira los actos sublimes de heroísmo cuando la Patria los reclama. Hombres formados en las costumbres cristianas, que han hecho fuerte a nuestra estirpe, y sensibles a la emoción de nuestros criollísimos sentimientos. Hombres austeros que forjen su vida al calor del hogar, donde siempre palpita un corazón de mujer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.