A las 2 de la mañana del 20 de septiembre de 1955, Juan Domingo Perón llamó a Atilio Renzi (mayordomo de la Residencia Presidencial) y le dijo: «Mire, Renzi, me voy».

Ordenó algunos papeles, tomó el dinero que éste le había reunido, se entregó unas horas al descanso y, alrededor de las 8, partió rumbo a la Embajada del Paraguay.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.