Cuando el tiempo se lo permitía, luego de atender personalmente distintos casos de beneficencia, Eva también se ocupaba de visitar las distintas secciones de la fundación que llevaba su nombre, cuerpo de enfermería, abastecimiento y, como en este caso, el cuerpo de cocineras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.