Luego de la movilización obrera del 17 de octubre, el gobierno y la oposición acordaron el adelanto de las elecciones para el 24 de febrero de 1946

La situación se apaciguó, aunque no sin sobresaltos. A través del Decreto Ley Nº 33.302, el gobierno reajustó los salarios para compensar el alza de la inflación, hizo obligatoria la indemnización en caso de despido o enfermedad, y estableció el aguinaldo. Pero a fin de año, la UIA se negó a hacerlo, se produjeron entonces una serie de huelgas. Los empresarios organizaron un lock-out patronal de tres días. En este marco se desarrollarían las elecciones: las disputas políticas se expresarían en el terreno de la lucha de clases definiendo nuevamente las fuerzas sociales que se enfrentarían en el terreno electoral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.